Servicios

La Limpieza

1.- ¿DE DONDE VIENE LA SUCIEDAD?

Podemos concluir que la suciedad llega a un edificio por diferentes vías, siendo las más frecuentes las siguientes:

Por el aire: En nuestra atmósfera cercana existe una gran proporción de partículas de todo tipo en suspensión, que decantan con mayor rapidez cuanto más calmadas estén las corrientes de aire o viento, siendo más numerosas en ciudades o zonas de continuada ocupación.

Llevada por los zapatos: Esta suciedad es tanto más problemática cuanta mayor sea la asiduidad de paso, cuanto menores sean los sistemas de protección (esterillas y limpieza de exteriores) y según los tipos de acceso (accesos directos a naves, zonas de alto paso de vehículos, etc).

Llevada con los bultos y géneros: que suelen almacenarse en zonas de baja frecuencia de limpieza durante mucho tiempo o que de por sí dejan residuos y marcas.

Procedente del porpio edificio: que por su propia naturaleza de uso, conlleva basuras, desgastes y cenizas. Hay que indicar que incluso la propia abrasión de la ropa produce suciedad.


2.- DIFERENCIAS ENTRE LAS DISTINTAS SUCIEDADES.

Por su forma de tratamiento, podemos diferenciarlas entre suciedades sueltas y suciedades adheridas.

Suciedades sueltas: son suciedades no adheridas a las superficies, que deben ser eliminadas, preferentemente, por medio de barrido húmedo, ya que una eliminación en seco provoca que las partículas de polvo se levanten y depositen posteriormente sobre el mobiliario y marcos de ventanas y puertas, haciendo más costosa su limpieza. Manchas con un grado de adhesión intermedia se eliminan mediante la aplicación de productos químicos y el fregado mecánico de las mismas (tratamiento aplicable también a moquetas)

Suciedades adheridas: son las marcas y huellas adheridas a las superficies, cuyo tratamiento exige la utilización de equipos especiales (operaciones de DECAPADO, ABRILLANTADO Y FREGADO HÚMEDO DE MOQUETAS).



3.- TRATAMIENTOS PARA CADA TIPO DE SUELO
.

Las distintas superficies horizontales se pueden agrupar en función de sus características comunes en vista a su tratamiento de limpieza, en los siguientes tipos:

Revestimientos duros: Terrazos, Mármoles, Baldosa...
Revestimientos blandos: Sintasol, Limoleum, goma...
Revestimientos textiles: Moquetas, Alfombras...

Revestimientos duros
Una vez realizado un barrido preliminar, los revestimientos duros se tratan con productos neutros en base agua. Una mayor resistencia al tráfico y un mejor aspecto de la superficie se logra con un tratamiento con productos abrillantadores y, si el suelo lo requiriera, con un pulido de las superficies.

Estas dos últimas opciones ( tratamiento con productos abrillantadores y pulido) requieren un acuerdo previo. El pulido de las superficies precisa la subcontratación de pulidores

Revestimientos blandos
Los revestimientos blandos se sellan con ceras metalizadas, (tratamiento base) consiguiéndose brillo y resistencia de la superficie lo que permite poder realizar un mantenimiento diario con mopas húmedas.

El tratamiento base requiere una renovación según una con una frecuencia establecida que dependerá del uso de la superficie.

Revestimientos Textiles
Los revestimientos textiles se mantienen con aspirado mecánico y diario y la limpieza puntual de manchas recientes.

Es conveniente realizar periódicamente un fregado mecánico, por medio del procedimiento de inyección – extracción, según una frecuencia a determinar.



4.- TECHOS Y PAREDES.

El desempolvado de techos y paredes se lleva a cabo mediante la utilización de aspiradores o con mopa limpia.

Los Puntos de luz y de aire acondicionado se limpian, una vez desmontados, por inmersión y frotamiento y pueden hacerse todos los puntos a la vez o según un programa anual.

Los dorados y metales son tratados con productos limpiametales.

La carpintería se limpia con productos que dependen del material en el que esté construida (generalmente con jabón neutro y paño adecuado)

Los cristales primero se humedecen y luego se limpian mediante raqueta limpiacristales. Se aplica posteriormente un producto retardador de suciedad.



5.- MOBILIARIO
.

El mobiliario se limpia utilizando aerosoles de ceras y siliconas y en donde sea necesario (papeleras y ceniceros) con paño húmedo, con la frecuencia que se determine

En general, Puligaviota sigue el principio de que todo debe quedar limpio en todo momento, variando la intensidad de la limpieza en función de las horas contratadas, los metros cuadrados a cubrir y la densidad de ocupación (Nota, no es igual limpiar 100 metros cuadrados / hora con densidad de un usuario cada 5 m² que limpiar 100 metros cuadrados de pasillo).

 


Solicitamos su permiso para usar cookies. Si continúa navegando acepta su uso. OK