Servicios

¿Porqué Pulir?

1.- INTRODUCCIÓN.

Hoy en día existen en todo el mundo una gran cantidad de casas y edificios en los que se ha instalado mármol, terrazo o baldosa catalana pulidos en sus pisos, muros, escaleras y en acabados ornamentales.

Estas losas, espacialmente las que se colocan en el piso, sufren un daño constante. La acción de los agentes destructivos puede ser física, química, por uso, o bien una combinación de las tres.

Un proceso de carácter físico puede ser el provocado por la lluvia, la temperatura, la humedad, el fuego, el hielo, el viento, etc.

También se pueden considerar los defectos estructurales de la propia piedra o una instalación deficiente o inadecuada. Los gases presentes en la atmósfera y la acción de algunas bacterias modifican la composición química de las piedras, debido a reacciones químicas que convierten el carbonato cálcico en sales solubles.

El problema ocasionado por el uso generalmente es más persistente y agudo, ya que el tráfico constante de las personas, produce erosiones con la tierra y piedrecillas adheridas a las suelas de los zapatos. Este daño se manifiesta más en los accesos de los edificios, en los exteriores de elevadores y áreas de mayor transito. La carencia de tapetes exteriores e interiores genera el desgaste de zonas de mucho paso en el daño de los pisos.

La solución para la restauración de este tipo de suelos es el pulido, decapado, abrillanto, cristalizado, lechado. Según la necesidad o estado de cada suelo podemos encontrar otros acabados como: lajado, partido, cortado, serrado, apicondo, escafiado, abujardado, raspado, flameado, apomazado o envejecido.


2.- PULIDO.

El pulido es un tratamiento de desbastado de la piedra con diferentes piedras grano de 60, 120, 220 y 380 para eliminar las capas superficiales deterioradas, aflorando las que no han tenido erosión.

Es el tratamiento mas conocido y se aplica en mármoles y granitos con el objeto de conseguir brillo.

Se puede afinar mas el suelo aplicando piedra de pulimento de grano fino (1600). Siendo este ultimo afinado muy fino (grano 1600) se suprimen las porosidades las piedras dando brillos muy espectaculares pero a su vez el suelo es tremendamente deslizante, siendo no aconsejable llevar el pulido a este extremo. Con un pulido medio (grano 380) se logra un buen brillo sin tener problemas de deslizamiento.

Realizamos el pulido de los suelos con los sistemas mas avanzados.

Procedemos al endurecimiento de las piedras con resina de gran resistencia, que se mantienen estables a pesar de los agentes químicos dando una resistencia de más del 60%, especialmente en piedras de tipo caliza y arenisca.



3.- DECAPADO
.


El decapado consiste en abrir el poro de la piedra mediante la aplicación de ácido o un alcalino según el tipo de suelo, seguido de su neutralización y posterior fregado mediante frotación con discos 120 en maquina rotatoria. Las suciedades del tratamiento se extraen con aspiradoras de agua. Finalmente se procede al abrillantado.

El decapado es aconsejable realizarlo en suelos que ya están pulidos y desgastados por la acción de detergentes, cristalizadores viejos o suciedades acumuladas. No se debe realizar en suelos no pulidos salvo que hayan sido pulidos de fábrica estos suelos.



4.- ABRILLANTADO.

El abrillantado consiste en la frotación con lanas de acero y productos específicos de los suelos, cerrando los poros de la piedra y consiguiendo un brillo de calidad.



5.- CRISTALIZADO.


El cristalizado es semejante al abrillantado con la diferencia de que se forma una capa cristalina no deslizante que deja sellada y protegida la superficie.



6.- LECHADO.


Lechado consiste en rellenar las grietas que pueda presentar la superficie con productos específicos (emplaste o lechada según los casos).

 


Solicitamos su permiso para usar cookies. Si continúa navegando acepta su uso. OK