Servicios

Abujardado de Granito

Este proceso proporciona una superficie rugosa y homogénea, con pequeños cráteres uniformemente repartidos.

Existen varios tipos de bujardas, que dependiendo del número y tamaño de las puntas produce un abujardado fino o grueso.

Otro factor que determina la rugosidad de la superficie es la fuerza y las repeticiones. El abujardado es uno de los acabados más tradicionales, ya que se aplica golpeando repetidas veces con una bujarda que va punteando la superficie hasta dejarla con la textura deseada.

En la actualidad se utilizan máquinas automáticas, que utilizan martillos neumáticos y carros automáticos para labrar tablas o grandes superficies.

Se puede aplicar en granitos, mármoles, calizas y areniscas.


Solicitamos su permiso para usar cookies. Si continúa navegando acepta su uso. OK